18 de diciembre de 2010

ALBERTO JOSE LINERO GOMEZ

Sacerdote Eudista (desde hace 15 años) profesor en la facultad de comunicación social y periodismo en la Universidad del Norte, conferencista, director de radio. Nacido en Santa Marta (Colombia) pero barranquillero de corazón. Su primer trabajo formal fue como gerente de la Emisora Minuto de Dios de Bogotá y desde entonces ha estado dirigiendo la Organización Minuto de Dios de la Costa Norte colombiana. Su familia ocupa el primer lugar en todo aspecto. Fue el primer hijo, sobrino, nieto y es el más mimado de la casa, “hasta mis sobrinos me pechichan”, asegura. Su padre tiene 72 años y su relación con él es mediada por el fútbol y el dominó. Su mamá es ama de casa y él la describe como una persona muy tierna pero una tigresa al momento de defender a sus cachorros. Son cinco los hermanos de Alberto, y varios de sus sobrinos llevan el nombre de él en alguna forma: Alberto José, Alberto Carlos y Carlos Alberto, son tres de ellos y siempre están presentes en sus conversaciones, ya que los admira incondicionalmente.
Por otra parte, el deporte es inherente a su vida. Por eso diariamente a las 5:30 de la mañana ejercita su cuerpo dedicándole un rato al tenis. Sin embargo, reconoce que lo practica desde hace relativamente poco tiempo y su verdadera pasión ha sido y siempre será el futbol. “Me fascina el fútbol, juego fútbol, leo fútbol, como fútbol, vivo fútbol, ¡eso me encanta!”, dice. Siempre ha sido fiel hincha del Unión Magdalena. Ha publicado varios libros de índole religiosa, algunos con el conocido lema “¡El man está vivo!” Personaje No. 101

11 comentarios:

  1. UMMMMMMMMMMMMMMM. ESTE PERSONAJE SI SE CONSIDERA AFRO.??
    BUENO DAR LA DISCUSION..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ews Afro colombiano mira esta histria: Investigación de documentos de archivo (Archivo Nacional en Bogotá, Archivo del Palacio Episcopal de Santa Marta, y Archivo Histórico del
      Magdalena Grande) y la lectura más profundizada sobre la historia de la ciudad
      reveló que Santa Marta había estado muy involucrada en el negocio y el uso de
      esclavos desde el siglo XVI en adelante, tanto de manera legal como ilegal15.
      Cabe recordar que además de inicios tumultuosos – Santa Marta fue desde sus
      comienzos objeto de ataques tanto desde la tierra, por poblaciones indígenas
      vecinas, como desde el mar, por piratas y corsarios de diversas naciones
      europeas–, la ciudad fue un importante puerto para el comercio ilegal (incluida la
      trata de esclavos) y el contrabando en la costa del Caribe16. Así, según Enriqueta
      Vilar Vilar, entre 1609 y 1640 el número de esclavos introducidos a Santa Marta
      con derechos pagados fue de 80017. Esta cifra, nos previene la historiadora, se
      debe entender en aquella época incrementada por lo menos cuatro veces: en
      una carta escrita al rey el 28 de agosto del 1631 por el Señor Juan de Orozco,
      tesorero de Santa Marta, el mismo afirmaba que por 400 esclavos que entraban a
      la ciudad, sólo 100 solían ser declarados18.Más adelante, en la primera mitad del
      siglo XIX, la venta de esclavos y la libertad de esclavos llegaron a componer más
      del 50% del volumen total de operaciones comerciales registradas en la notaría
      de Santa Marta19. Es más, la práctica de la esclavitud en aquella ciudad, en varios
      momentos a lo largo de los siglos XVIII y XIX, superó a la de Cartagena. En este
      orden de ideas, la “Descripción del Reino de Santa Fe de Bogotá, por Francisco
      Silvestre”, publicada en 1788, provee las cifras del primer censo, realizado en
      1778. Cartagena tenía una población esclava de 6.63% de su población total
      mientras que Santa Marta y Riochacha contaban respectivamente casi 10% y
      12% en la misma época (veáse figura 1)20.

      Eliminar
    2. ile:///C:/Users/hp/Desktop/Dialnet-OlvidoYMemoriaEnSantaMartaColombia-5114854.pdf

      Eliminar
    3. ile:///C:/Users/hp/Desktop/Dialnet-OlvidoYMemoriaEnSantaMartaColombia-5114854.pdf

      Eliminar
    4. El ews Afro colombiano mira esta histria: Investigación de documentos de archivo (Archivo Nacional en Bogotá, Archivo del Palacio Episcopal de Santa Marta, y Archivo Histórico del
      Magdalena Grande) y la lectura más profundizada sobre la historia de la ciudad
      reveló que Santa Marta había estado muy involucrada en el negocio y el uso de
      esclavos desde el siglo XVI en adelante, tanto de manera legal como ilegal15.
      Cabe recordar que además de inicios tumultuosos – Santa Marta fue desde sus
      comienzos objeto de ataques tanto desde la tierra, por poblaciones indígenas
      vecinas, como desde el mar, por piratas y corsarios de diversas naciones
      europeas–, la ciudad fue un importante puerto para el comercio ilegal (incluida la
      trata de esclavos) y el contrabando en la costa del Caribe16. Así, según Enriqueta
      Vilar Vilar, entre 1609 y 1640 el número de esclavos introducidos a Santa Marta
      con derechos pagados fue de 80017. Esta cifra, nos previene la historiadora, se
      debe entender en aquella época incrementada por lo menos cuatro veces: en
      una carta escrita al rey el 28 de agosto del 1631 por el Señor Juan de Orozco,
      tesorero de Santa Marta, el mismo afirmaba que por 400 esclavos que entraban a
      la ciudad, sólo 100 solían ser declarados18.Más adelante, en la primera mitad del
      siglo XIX, la venta de esclavos y la libertad de esclavos llegaron a componer más
      del 50% del volumen total de operaciones comerciales registradas en la notaría
      de Santa Marta19. Es más, la práctica de la esclavitud en aquella ciudad, en varios
      momentos a lo largo de los siglos XVIII y XIX, superó a la de Cartagena. En este
      orden de ideas, la “Descripción del Reino de Santa Fe de Bogotá, por Francisco
      Silvestre”, publicada en 1788, provee las cifras del primer censo, realizado en
      1778. Cartagena tenía una población esclava de 6.63% de su población total
      mientras que Santa Marta y Riochacha contaban respectivamente casi 10% y
      12% en la misma época (veáse figura 1)20.

      Eliminar
    5. Padre bendigamos todos los dias, a veces no lo hace y nos hace falta Ud es un ser enviado de Dios que nos reconforta y nos anima a seguir en la lucha por laa vida, a veces muy dura, pero palante Dios no nos abandona.
      lo queremos. Yolanda Peraza

      Eliminar
  2. buenos dias padre linero, soy una persona que lo admira mucho, todas las mañanas lo escucho por caracol, me gustaria mucho recibir muchas bendiciones de usted en compañia de nuestro Diosito, para mi y para mi familia en especial para mi hija que se encuentra fuera del pais, desde el mes de noviembre tengo una dificultad muy grande y me gustaria contar con su bendición. que mi Dios me lo bendiga y lo conseve asi alegre y con buena salud para que siempre este con nosotros. gracias IBETH desde Santa Marta. "LO ADMIRO MUCHO PADRE LINERO, Y LO QUIERO MUCHO, ALGUN DIA ME GUSTARIA CONOCERLO EN PERSONA Y RECIBIR DE SUS MANOS SUS BENDICIONES. AMEN, AMEN Y AME .

    ResponderEliminar
  3. miriam marino torrealba31 de enero de 2011, 17:34

    hola padre le escribe miriam desde barquisimeto-venezuela, bendiga mi familia especialmente a mi hijo jesus omar.....y que dios lo bendiga a usted cada dia. lo invito que venga a barquisimeto este ano 2011 por favor.

    ResponderEliminar
  4. hola padre te habla yeny de necocli antioqui sabes que cada dia te escucho y pongo en practica tus reflexiones yveo que me ha hecho crecer como persona

    ResponderEliminar
  5. buenos dias padre, gracias por su programa de 5:30 a 6 am, me ha abierto los ojos muchos, he reflexionado y he crecido como ser humano y he podido ayudar a quienes estan cerca a mi y lo necesitan, quisiera saber si repiten los programas o si puedo verlo por internet ya que deseo enviarselo a una amiga que esta pasando por un divorcio . Agradezco mucho su ayuda dios le bendiga

    ResponderEliminar
  6. En realidad,no le tenia mucho afecto pero supersonalidad demuestra un talento traido de un ser como nuestro padre celestial, asi es lo que necesitamos Dios le de larga vida apostolica.
    os

    ResponderEliminar